.

 

 

 

Esta plegaria fue hallada en 1505 en el sepulcro de nuestro Señor Jesucristo y enviada a San Miguel en Francia.
 
Aquel que lea esta plegaria, que la oiga leer, que la publique o que la lleve encima, no morirá en  pecado mortal, no se ahogará, ni se quemará ni ningún vecino le hará daño, ni tampoco caerá nunca en poder de sus enemigos y no será vencido en las batallas. Una mujer que vaya de parto y oiga leer esta plegaria o la lleve encima, librará felizmente al recién nacido.
 
Poniendo esta plegaria en el costado derecho quedará preservado de un gran numero de accidentes.
 
Todo el que lleva esta plegaria encima será guardado de epilepsia y cuando en la calle vea a una persona atacada de dicha enfermedad se pone esta plegaria en su costado derecho y quedará instantáneamente sano, levantándose con alegría.
 
Aquel que ha escrito esta plegaria para él o para otros, lo bendecirá el Señor y el que se burle o haga sarcasmo, hará penitencia, deberá hacerla.
 
Siempre que esta plegaria esté depositada o colocada en una casa, será libre de truenos y rayos y aquel que diariamente la lea será avisado por tres días y promovido por medio de un signo divino en la hora de la muerte que será la del reposo eterno.
 
Puede Imprimirse,
 
                        ELADIO JARAMILLO
                        Obispo.

 

Si la deseas imprimir la puedes bajar

agrandar

 

 

 

¡Compártela con alguien especial!

Tu Nombre:
Tu correo:

Su correo:


.